viernes, 28 de agosto de 2009

Silla mecedora, El Club de las Labores






Hoy por hoy no hay nada que se tenga que tirar. Es posible reciclar y reconvertir las piezas más inimaginables en objetos únicos de valor. Aquí va una prueba. Si eres algo manitas, dedícale solo una mañana y recupera una silla mecedora de lo más vintage.

Apunta: tan solo necesitas un bote de pintura especial para proteger la madera, un bote de pintura esmalte blanco, un metro y medio de tela estampada, guata para rellenar y 60 cm de cinta fantasía. Para empezar, dale la capa de pintura protectora a la silla mecedora y deja secar unas 3 horas. Mientras tanto, toma medidas de la superficie de la silla y dibuja sobre un papel el patrón, solo la forma. Recorta el patrón por 2 sobre la tela que hayas escogido. Une los dos trozos de tejido cosiéndolos en pespunte del revés para que éste no se vea. Antes de cerrar, añade la guata en el interior repartiéndola de manera uniforme. Toma unos 30 cm de cinta fantasía, dóblala en 2 y cose el medio en la parte trasera del cojín dejando 15 cm de largo de cada trozo. Repítelo una vez más en el otro extremo de la parte trasera del cojín. La cinta ayudará a fijar el cojín en la silla mediante una lazada. Ahora tan solo te falta pintar la silla de blanco.... ¿fantástico resultado verdad? Disfruta de tu nueva silla mecedora y aprovecha cualquier rincón para lucirla.
El Club de las Labores
Regala punto de cruz, visita www.3meses.net